Publicidad
Lunes, 09 Septiembre 2019 10:55

Crítica Música: Amaral, 'Salto al color'

Escrito por  Publicado en Críticas Música 2019-2020

Con uno de los principios de álbum más inesperados

¿Tiene el nuevo disco de “Amaral” uno de los principios más inesperados que podemos encontrar? Aunque sea a modo introducción la respuesta es SÍ. Nadie espera algo así. En el momento que empieza “Mares igual que tú” queda claro que estamos ante Amaral. Pero con matices. Porque da la sensación que han abandonado algo el rock que les vió nacer, para abrazar ciertos destellos electrónicos. Y digo abrazar, porque no llega al giro que dio Dover cuando sacó al  mercado “Follow the city lights”. Da la sensación en este “Salto al color” que el verdadero salto está en jugar con teclados y bases electrónicas, dando un respiro a las guitarras y a la contundencia. Eso sí, la voz de Eva no pierde ni por asomo su marca personal...


Que algo había cambiado se podía empezar a sospechar (aunque fuera lejanamente) echando un vistazo a una portada que recuerda en la viveza de sus colores, a la que nos ofrecía Muse en “The Resistance”.

Es en temas como “Nuestro Tiempo” y “Ruido” (esas guitarras que tanto se echan de menos) donde la denominación de origen Amaral más visible se hace.

Es “Tambores de la rebelión” quizás uno de los temas más enérgicos, abandonando un poco la lentitud y lo electrónico que podía haber en los otros temas.

“Peces de colores” es quizás el tema donde la voz de Eva Amaral más se disfruta y potencia. El hecho de tener un tema tan tranquilo, casi romántico hace que los matices de la voz se puedan disfrutar muchísimo más.

“Juguetes rotos” es un disfrute total, de bases electrónicas. Curioso que pueda acabar siendo un himno con esa mezcla de letra triste y música “alegre” a la vez. Pero experimentos así se agradecen. Como se agradece el momento electrónico que es “Entre la multitud”

Por lo demás los amantes de la electrónica disfrutarán con temas como “Entre la multitud” y un “Juguetes rotos” que produce la agradable sensación de estar ante una mezcla explosiva. Es decir, es un tema que puede convertirse en un himno mezclando a la vez la tristeza de su letra con la alegría de su ritmo. Experimentos así se agradecen.

Y un apunte para los que siempre hemos estado enamorados/as de la voz de Amaral. No podremos dejar de darle al play a “Peces de colores”. Un tema tan tranquilo, que con un ritmo más bajo podría pasar casi por una balada. Donde los matices y el poderío de la voz de Eva se pueden disfrutar todas las veces que sea  necesario.

Estamos en definitiva ante un Amaral que no busca finales épicos (como en el ya lejano “El universo sobre mí”). Ahora todo es más contenido, donde antes saltaban los pies, ahora salta el alma.

 

Comentarios (0)

Escribir comentario

Publicidad
Publicidad

Más contenido exclusivo en Facebook: ¡Únete!

Últimos comentarios